Ganador Teseo IX

Y en esta edición ya tenemos nuestro primer repetido, también llamado abusica, porque con solo 9 convocatorias ya ha ganado dos nuestro amigo Invierno. En este caso con su relato; Resurrección.

 

RESURRECCIÓN

El viejo párroco hincó las rodillas en la nieve, exhausto. El aire gélido del círculo polar ártico llenó sus pulmones, secó su garganta y le hizo temblar. Rezó en voz alta y dio las gracias a Dios por haber conseguido llegar a tiempo. Miró al cielo, se santiguó y abrió su macuto con toda la prisa que sus manos entumecidas podían permitirse; el amanecer se encontraba próximo y no debía perder más tiempo.

 

“Solo vuelven del infierno...”

 

Sacó una pequeña silla de playa plegable, un termo de café y una manta muy gruesa. Acercó la nariz a esta última. Olía a hogar, a brisa cálida, a comida casera y a buena compañía. Pensó en sus feligreses y vecinos y los echó de menos. Se cubrió los hombros con la manta y se protegió el cuello.

Sacó una botella de plástico que contenía litro y medio de sangre oscura. Cambió el tapón por otro que presentaba un agujero de medio centímetro en su centro y comenzó a dibujar símbolos y runas rojizas sobre el suelo blanco, a su alrededor. Cuando hubo gastado más de tres cuartas partes del líquido, se llevó la botella a la boca y se bebió el resto.

Extrajo un muñeco de cera de la mochila. Tenía forma humana, un mechón de pelo real pegado a su cabeza y un cuchillo de juguete en su mano derecha. Lo colocó en el centro del círculo de sangre, entre sus pies, de frente al sol que acababa de nacer. Luego salió del círculo y se sentó en su sillita. Abrió el termo de café, dio un par de tragos para quitarse el horrible sabor que quedaba en su garganta y comenzó a recitar el conjuro satánico: nueve frases en latín, de nueve palabras cada una, que debía repetir una y otra vez, sin descanso, hasta que el sol se pusiese... cosa que no sucedería hasta pasadas veinticuatro horas.

 

“Solo vuelven del infierno, padre; las almas del cielo son inaccesibles...”

 

Así debía ser, pensó. El ritual exigía, muy claramente, un día sin noche. No funcionaban las lámparas de rayos UVA ni trampas similares; ya lo había intentado. Era tedioso, pero el esfuerzo encontraría su recompensa cuando tuviese lugar la resurrección.

Y la resurrección llegó.

 

“Solo del infierno...”

 

No había nada tan rojo en el mundo como el fuego del averno, ese que brotó de la sangre y formó un torbellino alrededor del muñeco, mientras este crecía. La cera se transformó en carne, el rostro artificial en una cara conocida.

El párroco sacó el último objeto del macuto: una escopeta recortada.

-¡Esto es por mi hermano, hijo de la grandísima puta! –gritó.

La cara del recién resucitado asesino pasó del asombro al dolor cuando, tras el primer disparo, una de sus rodillas voló en mil pedazos. Le siguió la otra pierna, y luego los brazos, el vientre... La matanza duró un minuto escaso.

El párroco tiró el arma y volvió a santiguarse.

-Hasta el año que viene –susurró.

Comenzó a recoger.

Share

IX Certamen Microrrelato Teseo

1. Este concurso se organiza a través de la página “El Multiverso” y su foro en www.elmultiverso.com; así pues queda restringida su participación a todo aquel registrado en dicha página a fecha de 6 JULIO de 2012 o anterior, y que haya posteado al menos una vez en el foro.

2. Cada autor puede presentar un máximo de dos (2) obras a concurso. stone
3. Cada obra ha de ser original, inédita (incluyendo internet) y no estar pendiente de votación en otro concurso. De darse ese caso, el autor sería inmediatamente descalificado.

4. Dada la naturaleza y la filosofía de este concurso, se exige en cada edición la respuesta a una pregunta concreta, sin importar el género o la temática que se adopte para dicha respuesta. En esta edición la pregunta a responder es: “¿QUÉ OCURRE DURANTE EL SOLSTICIO DE VERANO?” Tenga en cuenta el autor que la votación será popular, y que se les pedirá a los votantes que valoren con especial cuidado la adecuación de su respuesta literaria a dicha pregunta. En manos del autor dejamos el riesgo que quiera correr en este particular.

5. Serán descalificadas las obras que, a juicio del organizador, sean ofensivas, discriminatorias o falten al respeto al concurso, a los autores presentados o a la página que lo aloja. El administrador podrá considerar en cada caso la expulsión inmediata y permanente del foro del autor que incurra en estos hechos.

6. La obra debe tener una extensión no superior a quinientas (500) palabras, sin incluir el título o la firma. Las citas textuales de otras obras, incluyendo la fuente, sí serán incluidas en el límite de palabras.

7. La obra se enviará en formato electrónico, en un documento .doc; se presentará justificado y a doble espacio, fuente Times New Roman, tamaño 12. Estará precedida por un título centrado y en negrita.

8. Los originales se enviarán a la dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con el asunto: “IX Certamen de microrrelato Teseo”. Las obras se enviarán en un archivo adjunto por obra presentada (preferiblemente ambas obras, de presentarse dos, en el mismo e-mail); en el cuerpo del mensaje deberán aparecer los siguientes datos: NOMBRE DEL RELATO, NICK DE USUARIO y la DIRECCIÓN DE CORREO a la que desee recibir eventuales avisos. La cuenta de correo será cerrada en un plazo de entre una semana y un mes tras la resolución del concurso.

9. La recepción de originales comenzará el 11 de JUNIO y terminará el 6 de JULIO, a las 23:59 del presente año 2012. Cualquier relato enviado fuera de ese plazo no será aceptado.

 

Share

Leer más: IX Certamen Microrrelato Teseo

Ya disponible Los zombis no saben leer 10. Primavera 2012

Acaba de ser publicado el décimo número de la revista pulp de referencia en español Los zombis no saben leer, de descarga gratuita en su web [www.revistapulp.com] en tres versiones: gráfica en dos calidades (.pdf), textual para laptops (.pdf) y compatible para ebooks (.epub).

En su interior encontramos 18 relatos y dos historietas gráficas de diversos géneros que ahondan en el carácter pulp desde las diversas perspectivas artísticas de los catorce autores que han participado. Ilustrado todo ello de las manos de Aina Albi, David Montero, Javier Durán, Mafer, Ösk y Raquel Tormo.

Esta revista pulp, que ha contado en números anteriores con una extensa participación de decenas de autores del elenco nacional e hispanoamericano, se presenta en esta edición de primavera con una extensión de 150 páginas en la versión de sólo texto y de 170 en la gráfica, que incluye además un relato extra y dos historietas breves.


Autores y relatos:
-Alfredo Paniagua García: Mohamed.
-Ana Morán Infiesta: Animadoras robadas. / Ojos de jade. / Y la Discordia renacerá.
-Ángeles Mora & Ösk: Too late.
-Félix Morales Hidalgo: Una frase mágica.
-Félix Royo: Metro / Relato incombustible.
-Israel Santamaría Canales: La piedad es para los débiles.
-Luis Carbajales Terés: Cartuchos sortílegos. / Hank Bloodwalker contra Brutus McConaughey. / Hank Bloodwalker y la Némesis de los cojones.
-Luis Guallar: El padre de la bestia.
-Manuel Mije: Dragonada Odyssey 2012, el resumen.
-Manuel Santamaría Barrios: Marineidas. / Mascarada.
-Pedro López Manzano: De jinetes y hombres.
-Ösk: ICO Crumb.
-Pedro Pastor: Una cuestión de fe.
-Rubén Nicolás Alarcón: Instintos asesinos al descubierto.


LOS ZOMBIS NO SABEN LEER #10 - Primavera 2012
Disponible en www.revistapulp.com y en Cyberdark.net

Share

Ganador Teseo VIII

Con un poco de retraso escribo para colgar el relato ganador del Teseo VIII. En esta edición ha sido la compañera Erein la flamante ganadora. ¡Felicidades! Y enhorabuena a los demás por participar y mantener como siempre el buen clima del foro.


Ya no recuerda


Paredes desconchadas tiempo atrás. Colores brillantes diluidos, y un pececillo del color de la arena dando vueltas por los cadavéricos recovecos de una calavera.
Una mujer de cabello oscuro sujeta con fuerza una almohada contra la carne tierna de una niña pequeña que se retuerce bajo ese mar de plumas. Mientras canta una nana al aire, en lo más profundo de sus entrañas siente un inmenso vacío. O tal vez se trate de lo contrario: de un nudo que la asfixiará más rápido que la almohada con la que estrangula a su hija.
Los chillidos de la niña apenas llegan a escucharse, pero por la ventana se cuelan los de otra gente, sin haber sido requeridos o buscados.
Pero a la mujer le importa poco. Se concentra en acabar con la vida que pende de un hilo mientras aún le quede tiempo. No hace caso ni de sus propias lágrimas que amenazan con desbordarse en cualquier momento y abrasar su piel.
Tiene que hacerlo.
Hay ocasiones en las que no queda otra opción. Y esta es una de ellas.
El pez retrocede y juguetea entre huesos que no comprende y que pronto olvidará. Están todos amontonados, juntos, como si hubiesen decidido pasar su eternidad abrazándose.
La mujer se tiende junto al costado de su hija. Se acurruca como esperando que la niña la consuele. Como si la niña fuese la madre y la madre la niña.
Besa una de sus cada vez más frías mejillas, pierde su mano entre el pelo castaño que corona su cabecita, y en sus labios aún resuenan las notas de una canción de cuna que nunca nadie  sabrá jamás.
Y finalmente llora. Por su niña, por ella misma, por su marido y su familia. Por el mundo que ha conocido. Y por su vida.
No era su destino acabar así. O no debería haberlo sido.
Pero su llanto de pronto se ve ahogado por el ruido. Los chillidos han dejado de oírse. Los animales dejaron de escucharse hace tiempo. Ahora ese sonido lo llena todo. Sale de las paredes agarrándose a toda materia viva y destrozándola a su paso. Inunda. Lo llena todo. Lo consume todo.
Cada vez más cerca.
Se despide de su hija por última vez.
“Adiós.”
El pececillo consigue escapar del laberinto osificado. En su memoria apenas queda rastro del camino que ha seguido ni de lo que ha visto. Pero no tiene mayor importancia para él, así que moviendo sus aletas deja tras de sí a aquellos cadáveres roídos por el tiempo y las aguas, en busca de otro campo de juegos. Puede que incluso sea mucho mejor que el que acaba de visitar.
Pero nunca lo sabrá.
Porque ya no recuerda.
Porque ya no queda nadie a quién recordar.

Share

Más artículos...

  1. Teseo VIII: Convocatoria
  2. Ya disponible el nuevo número de Los zombis no saben leer
  3. La otra cara del espejo, Laura López Alfranca
  4. Booktrailer de "No tocar"
Presets
BG Color
BG Patterns
Accent Color
Apply